Las cosas que pueden hacer las personas por sexo

Al escuchar las cosas que hacen especialmente los hombres por una jornada de sexo, parecen increíbles, pero la realidad es que se han realizado diferentes estudios en los que se concluye que quienes pagan por sexo son hombres de alrededor de 35-38 años, que se encuentran en una relación, con una situación familiar de padres con educación universitaria o media. Estas personas tienen ingresos anuales elevados y se ha registrado una gran cantidad de parejas sexuales a lo largo de su vida. Las damas de compañía y la prostitución en general son de los negocios que más dinero mueven a nivel mundial, aunque no por eso significa que todas las actividades sean legales.

Cuando una persona está obsesionada con el sexo y nada parece saciar las necesidades, se puede estar frente a una enfermedad que puede traer consecuencias considerables, como la pérdida de trabajo, ingresos, inmuebles e incluso se han visto casos donde se deciden empeñar coche sin entregarlo solo para pagar las altas cifras que se tienen en la industria. Las personas que se dedican a estas actividades están expuestas y son susceptibles a sufrir de violencia, trata, extorsión, violación y discriminación. Para los consumidores, están pagando por un servicio rutinario donde los mejores clientes son los hombres heterosexuales.

Según un estudio, para 3 de cada diez personas, el contratar un servicio sexual significó su primer encuentro mientras que un 40% de los estudiados han comprado al menos una vez en la vida algún tipo de servicio sexual. Muchas organizaciones en la actualidad se han puesto frente a la batalla de los derechos de las mujeres y niñas, promoviendo diferentes campañas y movimientos para una vida libre de violencia a nivel mundial. En Reino Unido se llevó a cabo un estudio ambicioso que descubría las razones y sentimientos que llevaban a los hombres a comprar diferentes servicios sexuales.

La causa principal para estos servicios viene con la satisfacción sexual que se tenía inmediatamente, de la misma forma que se presentaba el placer y el entretenimiento. Otra razón por la que se buscaban sexo con prostitutas era por la variedad que se tiene disponible en el mercado, permitiendo satisfacer fantasías en cuanto al color de piel, de ojos u otras cualidades físicas con las que se pensaba con regularidad. Una razón no muy comentada por parte de quienes contratan prostitutas o damas de compania viene por la imposibilidad de conseguir tanto emocional como sexualmente determinadas emociones dentro de la relación de pareja.

Los hombres también aseguran que las mujeres involucradas en el acto disfrutan del mismo mientras están en servicio, ayudando e incluso aumentando el autoestima de ellos mismos. Aunque esto se ha desmentido a través de estudios, donde se demuestran que los trabajadores sexuales no se encuentran excitados a la hora de realizar los servicios, más bien se considera una actividad que poco a poco va destruyendo la salud sexual, que puede causar problemas emocionales o mentales dependiendo el campo y bajo las condiciones en las que se realice.

Deja un comentario