Juguetes íntimos en forma de gatos

Cada momento de tu vida está plagado de momentos extraordinarios, solo falta que busques el momento ideal, para disfrutar en grande de ellos.uno de esos mayores disfrutes es el de la sexualidad, tanto solo como en compañía puede convertirse en un momento delicioso y excitante. Y eso no es de ahora, durante toda la historia de la humanidad, han existido maneras de satisfacerse sin riesgos y conocer mejor tu cuerpo. Aunque siempre este tema se ha tornado tabú en la mayoría de las sociedades, siempre ha estado presente y evolucionando.

Un tema interesante relacionado con la sexualidad son los llamados juguetes sexuales, cuyo origen muchos ni se lo imaginan, pues en la actualidad emplear uno no varios es totalmente normal. De forma individual o en pareja, la gran diferencia la podrían hacer los juguetes sexuales, ya que de esta forma también es posible alcanzar el tan anhelado placer, hay parejas que no les importa si son ruedas para gatos, juguetes con forma de gatos, huesos para perros, mientras puedan usarse para dar placer. Dichos juguetes además pueden ayudar en nuestra relación sexual descubriendo nuevas formas que antes no habíamos intentado o probado.

En un universo de opciones, los juguetes sexuales suelen ser llamativos para estimular la mente antes, durante y después del encuentro. Y lo mejor es que puedes escoger incluso uno para cada día entre aceites para el cuerpo, anillos, vibradores, y más.  

Hablemos de uno de los objetos sexuales más conocido, pero que de seguro no sabemos de donde proviene, y estos son los Vibradores.
Generalmente se piensa que son de reciente data, pero trae consigo muchos años de antigüedad, dándose a conocer a finales del siglo XIX. Dicho aparato fue creado por el doctor inglés Joseph Mortimer Granville, y cuya finalidad era solo terapéutica.

Cuenta la historia, que en esa época las mujeres padecían de un síndrome denominado histeria femenina, cuyos síntomas se componían  de espasmos, irritabilidad, desfallecimiento, entre otros. Pero lo más destacado de dicha patología era que las mujeres no podían alcanzar el tan anhelado orgasmo, razón por la cual el tratamiento recomendado era la masturbación, que era aplicada por los médicos hasta que la paciente alcanzaba su fin. No fue sino hasta 1880 que se desarrolló tan sofisticado equipo para alcanzar la cura de dicha enfermedad.

Inicialmente el médico ejecutaba el tratamiento en la consulta, donde también se encontraba algún familiar y el esposo.  Con el tiempo, dicho tratamiento fue indicado para hacer en casa, fuese más efectivo y en la intimidad del hogar. Pero, menos mal todo ha cambiado y en la actualidad hasta puedes elegir un juguete con la cara de un gato que puede ser tu mascota favorita y puedas sentirte sensual con tu gatito que vibra para brindarte momentos de placer.

Pero de algo puedes estar seguro y es de que aún cuando todo ha cambiado y evolucionado en favor del placer y la satisfacción sexual,  existen determinadas situaciones que nunca nos imaginamos ni habíamos visto, pero mejor así, ya que no debió haber sido tan higiénica, relajada, y terapéutica la medicina implementada hace dos siglos para tan inquietante enfermedad.  Lo mejor es lanzarse a descubrir los aparatos más extravagantes con los que te puedas encontrar en Internet o en tiendas físicas donde la gran mayoría puede comprar.

Deja un comentario